miércoles, 24 de abril de 2013

imagen intelectualista sobr la tecnologia

La concepción de la tecnología como ciencia aplicada es habitual en el ámbito académico. 
Desde esta perspectiva, la tecnología es un conocimiento práctico que (al menos desde 
finales del siglo XIX) se deriva directamente de la ciencia, del conocimiento teórico. La 
historia que la respalda es bien conocida. Las teorías se consideran fundamentalmente 
conjuntos de enunciados que tratan de explicar, mediante argumentos causales, el mundo 
natural. Son objetivas, racionales y libres de cualquier valor externo a la propia ciencia, es 
decir, neutrales. El desarrollo del conocimiento científico se concibe como un proceso 
progresivo y acumulativo, articulado a través de teorías cada vez más amplias y precisas 
que van subsumiendo y sustituyendo a la ciencia del pasado. Las teorías pueden, en 
algunos casos, aplicarse, obteniendo así tecnologías, pero la ciencia pura no tiene nada que 
ver, en principio, con la tecnología. Las teorías científicas son previas a cualquier tecnología, 
de manera que no existe tecnología sin teoría, pero pueden existir teorías sin contar con 
tecnologías. 
MUNDOS ACADEMICOS. Sin llegar a defender su neutralidad valorativa, Mario Bunge 
(1980: cap. 13; 1989: cap. 20) es un destacado representante de la concepción de la 
tecnología como un cuerpo de conocimiento que resulta eventualmente de la aplicación de 
la ciencia. Bunge, no obstante, pertenece al reducido ámbito académico de la filosofía de la 
ciencia y la tecnología. Un ámbito académico sin duda más amplio, e influyente, es el 
constituido por los propios científicos e ingenieros. En este caso, los intérpretes de la 
naturaleza de la tecnología son aquellos colegas dedicados a la divulgación científica. Entre 
los autores conocidos internacionalmente que asumen o defienden explícitamente una 
concepción intelectualista de la tecnología, destacan Carl Sagan (e.g. 1974: cap. 4) e Isaac 
Asimov (e.g. 1983: Parte IV). Véase también Godman y Denney (1985: 33) como ejemplo 
de manual de consulta donde se asume la concepción comentada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada